Apartat històric - Qué pasó - gran ES
Barcelona Cultura
Qué pasó

El 11 de septiembre de 1714, después de trece meses de asedio continuado, la ciudad de Barcelona cayó en manos de las tropas franco-castellanas, en el que sería el capítulo final de la Guerra de Sucesión a la Corona española.

Con esta derrota, Cataluña perdió sus instituciones nacionales de gobierno —la Generalidad y las Cortes— y fue sometida a un régimen de nueva planta caracterizado por la fuerte represión y por la centralización del poder en manos de la monarquía y sus representantes.

La ciudad de Barcelona, además, perdió su secular sistema de gobierno —el Consejo de Ciento— y sufrió una fuerte destrucción, empeorada por la decisión de las nuevas autoridades de demoler una parte del barrio de La Ribera, para edificar allí una imponente ciudadela militar que tendría la misión de evitar nuevos actos de rebelión contra el poder borbónico.

La batalla de Barcelona fue sangrante e implicó a todos los sectores de la ciudad. El sacrificio de los barceloneses y su posterior espíritu de superación hicieron que la fecha del 11 de septiembre, a pesar de la derrota, se convirtiera en un símbolo de la voluntad catalana de seguir existiendo como entidad nacional.